Canción del terruño
Emiro Arévalo Claro
3 FAMILIARES

ZOILA

Nada te obsequio por mi suerte ingrata
solo tengo el sentir de este soneto
que hecho con amor, yo te prometo,
que vale más que el oro, que la plata.

Guarda tu corazón ternura innata
como el más místico secreto,
con tal veneración y tal respeto
que el constante latir ni se percata.

Vives aún con el rubor de niña
y es tu accionar de señorial matrona
como lo hace la rosa en la campiña.

Quieran mis hijas proseguir tus huellas
y en el día de tu santo que hoy asoma
yo te regalo el sol y las estrellas.  

(Agosto 15 de 1969)

FELICIDADES PIPE

C argado de ilusiones y sentimientos buenos
A ceptas hoy las delicias del Manjar Divino.
R eserva en tu mente con propósitos serenos
L os tiernos coloquios del banquete vespertino.
O irás con el candor de tu inocencia pura
S alir de tu fiesta muchos lindos madrigales
F lotando con el dulce vaivén de la ternura
E nvueltos en el tierno verdor de los trigales.
L os aplausos que conquistas por tu fiesta hermosa
I mplican  para todos mensajes de cariño;
P ara tí tengo el suave perfume de una rosa
E n el singular abrazo que merece un niño.

(Octubre 30 de 1993)



MARISOL

M irando el azabache de tus ojos negros
A nte el trigueño de tu angelical carita,
R esalta la estampa de niña favorita
I risada con el fulgor de los destellos.
S oy tu papi con amor y por casta pura.
O frezco en tu honor la belleza de los cielos
L os divinos parabienes de la ternura.          

Te quiere mucho: Emiro Arévalo Claro





MARIA CAROLINA

M is sentimientos de abuelo en tu presencia
I sociados a recuerdos y cariños
R eviven en mi alma la ilusión de niño
I nfundiéndote el fulgor de la inocencia.
A bsorta en tu fe y plena de esperanza
C omulgas en santidad por vez primera
A nte la dicha de tu familia entera
R adiante de cristiandad y de añoranzas
O ye de tu conciencia la voz más santa,
Llénate de amor con el Manjar Divino;
I mpregnando tu alma de dicha tánta
N unca verás mancillado tu destino.
A brazos sin fin con mi caricia santa.

JOSEFINA


J ugando con el rubio de tu pelo
O  con el verde de tus grandes ojos
S e ve tu juventud casi de hinojos
E n dulce unión con el azul del cielo.
F lores de gloria lleguen a tu vida
I mpregnadas de gratas emociones
N o te muevan las falsas ilusiones
A unque sientas el alma adolorida.

STELLA

Honor al amor y la docencia

S oy tu admirador con sentimientos paternales
T omando como ejemplo tu virginal presencia
E n el dulce transcurrir de todos tus modales.
L a gloria que te brinda sus hálitos divinos
L levará a tu vida el honor por excelencia,
A lma protectora de cariños diamantinos            

(Agosto 21 de 1992)

AGRIPINA

A nte la noble dama de ilustre señorío
G ustosamente feliz le ofrezco reverente
R osas multicoloras como el cariño mío
I mpregnadas con el néctar el lejano oriente.
P ara que esta fecha de grandiosas añoranzas
I lumine el camino de la familia entera
N ecesitamos una cascada de esperanzas
A unadas con la fe de la tradición Playera.

 

(Junio 23 )

 

 

STELLA

Plena de pubertad y de ilusiones recibiste
con mérito tu grado y llenaste a tus padres
de ilusiones por haber cumplido el deber sagrado.

Bendito el hijo que a su ser amado
lo sorprende con gratas emociones,
y le diga con amor acrisolado fruto
soy de tus santas emociones.

Tienes hoy en tus manos el futuro;
entiéndelo y verás que en el mañana,
que no es tarde por tu edad temprana.

Tendrás el bienestar, yo te aseguro,
les dirás a tus padres cariñosa
no soy de este jardín la única rosa.  
(Noviembre de 1968)

UNA FAMILIA MARAVILLOSA

Hablar de Emeterio Claro el místico decano
es hendir el recuerdo de gratas emociones,
y ponderar a Pina su idilio mas cercano,
es un tributo al amor de lindas proyecciones.

De esta singular unión con devoción sensata
nacen Aurita, la santa, Carlos el virtuoso;
Jesús el maestro y Chela con su estampa grata,
y el cómico Tole, con Abima el generoso.

Siguiendo la estirpe en su camino recorrido
vemos a Jairo con su oratoria diamantina
y al noble Moncho como bohemio arrepentido.

Para terminar mi canto de ternura lleno
recuerdo a Maruja de hermosura cristalina 
al  decirle que la estimo con mi cariño pleno.


(Septiembre de 1992)

RAMÓN ROMELIA

R uego a Dios con oración ferviente
A nte este hogar de toda reverencia
M antenga el amor vivo y floreciente
O pulento de paz y santa convivencia,
N unca se apague la ilusión ardiente.
R uego, también, porque unión tan bella
O btenga en Juanita su mayor consuelo,
M imos de Betty reciba como estrella
E ncantos de Diana con mirar del cielo.
L os afectos de Lucy,...de Yanice la esperanza
I luminarán con visos de añoranza
A niversario feliz sin el menor recelo.

 



Honor a las madres

Evocando la ternura de mi madre amada
a quien tenga Jesucritso en su célica estancia,
dedico mis versos en esta fecha encantada
con el febril cariño de mi lejana infancia.

A Clara brindo lo poco de mi vida ajada
y de las flores toda su virginal fragancia
como símbolo de una caricia ya olvidada
en aras de gratitud por su ejemplar constancia.

Por Zully evoco la brillantez de un sol naciente
por Josefina el fulgor de luceros inquietos
y por Bety la luz de la luna refulgente.

Para dar a todos con cariño y sin aprietos
la eterna gratitud que les brindo reverente
por haberme complacido con tan lindos nietos.

(Día de las madres, mayo 23 de 1989)

Nostalgia

Cansado ya de mi existencia vieja
sin contar ganancias, sumo fracasos
Noto mi alma mucho más perpleja
ante el tétrico fin de los ocasos.

Siento la angustia de mis lerdos pasos
que se suceden demostrando queja
añoro febril los caminos rasos
que me recuerdan mi cadencia vieja.

A mi esposa le pido mil perdones
a mis hijas les ruego la paciencia
y de mi prole admiro sus blasones.

Mi amistad se la dejo a mis paisanos
y atendiendo la voz de mi conciencia
dejo mi alma al Dios de los arcanos.


Mis padres y yo

F ue mi padre modelo del viejo campesino
R adiaban en su mente las grandes esperanzas;
A unque la suerte ingrata cambiara su destino
N unca dudó del fruto fiel de las bonanzas.
C argado de ilusiones, pensando en su futuro
I nicia empresas para su prole desmedidas,
S in meditar los riesgos y con pensar seguro
C omparte con todos las ganancias percibidas.
O yendo con atención la voz de mi conciencia

J amás podré olvidar de mi madre la grandeza;
U na santa mujer, prototipo de clemencia,
A quien debo con amor los medios de mi vida
N o se apagará la irradiación de su nobleza
A l paso del tiempo con su racha enfurecida.




Amor a mi familia

A plaudo con ternura la nobleza de mi raza
M ajestuosa, digna, santa de tipo patriarcal
O bsecuente a su casta con pulcritud enlaza
R ecuerdos del presente con ayer clerical
A mar nuestro apellido es auténtica grandeza
M ás por ancestro que por insana petulancia
I mitamos a FRANCISCO por su gran nobleza
F rente a su JUANA de cándida prestancia:
A ñoramos de TAVO su gran filosofía
M emoramos de COLO sus fúlgidos destellos;
I mploramaos para SILVIA plegarias a porfía
L as obras de CHICHE pertenecen a la historia
I mploramos para MISA mil recuerdos bellos;
A mis parientes idos, de mi alma la memoria.

 


DIANA

Dios tan noble te hizo niña buena y candorosa
Imitando la dulzura de su Madre Santa
Acepta este designio con rubor de rosa
Nunca atiendas la ilusión de la maldad que espanta
Adora tu raza como a tu alma generosa.

(Julio 31 de 1992)