EN MEMORIA AL DR. GUIDO ANTONIO PÈREZ ARÈVALO

El padre Elberto Sarmiento, párroco de San José de La Playa de Belén da fe de que el diez de diciembre de 1948 bautizó solemnemente un niño, hijo legítimo de Luis Jesús Pérez Amaya y Silvia María Arévalo Claro a quien llamó GUIDO ANTONIO (Libro 12, folio 263 Archivo parroquial) Fue el tercer hijo de una numerosa familia de 15 hermanos a los que se dedicó su madre Silvia hasta el último instante de sus días.

En la fotografía, realizada por los hermanos Luna con motivo de su primera comunión, aparece (vestido de marinero) con sus padres y cinco de sus hermanos. Año 1948.
1948. Fotografía Primera Comuniòn
Ocaña, enero de 2011. Con sus hermanos Dario, Mary Luz, Alfredo, Cristo, Jairo y Martha

                       SUS DESCENDIENTES

Claudia Liliana Pèrez Fandiño
Guido Armando Pèrez Fandiño
Viviana Andrea Pèrez Cardona. En la fotografìa con su esposo Glenn y su hijo Nicholas
Silvia Fernanda y Nathalia Catalina Pèrez Pèrez con sus padres el Dr. Guido Pèrez Arèvalo y doña Irma Pèrez Armesto
1998. Con su esposa doña Irma Pèrez Armesto

Foto 1 en la Casa de Santander en Villa de Rosario, donde compartiò con los colegas  momentos importantes de la Historia Regional. Foto 2. Los libros una de sus grandes pasiones.

La admiraciòn por la obra del hombre de las Leyes y fundador de la Repùblica lo llevò a su estudio.En la fotografìa observa con respeto el òleo que se encuentra en la Casa Museo del General Santander.

1995. En Chinàcota acompañado del Padre Campo Elìas Claro Carrascal y su hijo Guido Armando Pèrez Fandiño.

Fotografìa de la Campaña para la Càmara de Representantes. Acompañado de izquierda a derecha por los jòvenes Julio Claro Lozano, Carlos Jorge Ramìrez Claro, Gilberto Claro Lozano, don Àngel Marìa Tarazona, Luìs Ortiz y Luìs Cañizares.
Fotografìa 1984. De izquierda a derecha el Lic. Octaviano Tarazona Ramìrez, Dr. Guido Pèrez Arèvalo -Gerente Regional de ICETEX en su momento, Dr. Jose Fructuoso Arèvalo Pèrez - Secretario de Desarrollo Departamental, Dr. Augusto Cardenas Yañez - Gerente de la Beneficencia de Norte de Santander,  Pbro. Jesùs Anibal Pèrez Sanchez, el Peridista Libardo Alonso Sarmiento y el Poeta Jesùs Alonso Velàsquez Claro. Acto Cultural entrega del "Ramillòn de Oro" al Playero Fray Campo Elìas Claro Carrascal.
De izquierda a derecha el Dr. Guido Pèrez Arèvalo, el Poeta Jesùs Alonso Velàsquez Claro, el Arquitecto Jaime Claro Arèvalo.
Acompañado de su prima Betty Arèvalo Claro, El Poeta Jesùs Alonso Velàsquez Claro y su esposa Adriana.
1980. Guido Pérez Arévalo, en su momento director del ICETEX, y el sacerdote Elías Atehortúa Concha, rector del Colegio, transportan en andas el escudo del colegio, la bandera y la primera piedra, como símbolo del inicio de la obra que garantizò a los estudiantes y al municipio de La Playa de Belén la construcciòn de una infraestructura adecuada para el Colegio Fray Josè Marìa Arèvalo.

2012. Foto 1 con su esposa doña Irma en la Ceremonia Religiosa de celebraciòn del Sesquicentenario de La Playa de Belèn. Foto 2. Palabras a la comunidad playera con motivo de la celebraciòn de los 150 años del municipìo. En esa oportunidad el dr. Guido Pèrez Arèvalo recibiò la condecoraciòn del Ramillòn de Oro, el Reconocimiento del de la Gobernaciòn del Departamento Norte de Santander, de la Academia de Historia del Departamento y del Centro de Historia de La Playa de Belèn.

Acompañado del dr. Luìs Eduardo Pàez y el dr. Hacid Numa acadèmico y ex rector del Colegio Nacional Josè Eusebio Caro
Con el Sr. Volmar Ovallos Alcalde de La Playa de Belèn en su momento, el mùsico Ocañero Gustavo Quin y Angèlica Claro Claro Secretaria de Cultura.

Foto 1 compartiendo con el Alcalde de La Playa de Belèn en el momento el Sr. Victor Julio Claro Lozano, la artista playera Karen Arèvalo, el dr. Ernesto Collazos de la Academia de Historia de Norte de Santander y el dr. Luis Eduardo Pàez. Foto 2. Alegre conversaciòn de los dos colegas en la casa de don Manuel Antonio Claro y su familia.

Doña Uvalda Torres, el dr. Guido y el dr. Josè Antonio Amaya
Acompañado de doña Rosalba Claro Sepulveda y su esposo el dr. Florentino Càrdenas.
En la Punto de venta de la fàbrica de Brevas Playeritas con doña Yarida Tarazona Ramìrez.
El Sr. Numa, Karen Arèvalo y doña Blanca Pèrez en compañia del dr. Guido en la exposiciòn de la obra de la artista playera.

7 de agosto 2019. Sesiòn solemne en la Casa Museo del General Santander, el dr. Guido acompañado de los compañeros acadèmicos.

Dr. Guido Perèz, dr. Josè Antonio Amaya, dr. Mario Villamizar, dr. Gustavo Gòmez, dr. Ivan Vila y sentado el dr. Jaime Ricardo Reyes Calderòn.
Con el dr. Gustavo Gòmez Ardila, dr. Ernesto Collazos y el dr. Manuel Salvador Alsina
Con el dr. Pablo Emilio Ràmirez Calderòn y el dr. Gustavo Gòmez

Foto 1. Lo acompañan el Sr. Alvaro Claro Claro, dr. Neira, dr. Juan Manuel Ramirez y el dr. Olger Garcìa. Foto 2.El Sr. Carlos Torres con  su hermana, don Àlvaro Claro con su esposa Magola Numa y el dr. Guido con su esposa doña Irma Pèrez Armesto.

El dr. Guido Antonio Pèrez con sus compañeros de la Academia del Departamento Norte de Santander

Septiembre 2019. Acompañado de doña Diana Uribe Comunicadora e Historiadora reconocida en el àmbito nacional.
Con el dr. Luìs Eduardo Lobo Carvajalino, ex rector de la Universidad Industrial de Satander y de la Francisco de Paula Santander.
HOMENAJE POSTUMO

¡DESOLADO!

Desolado me siento… desolado.
Se ha marchado mi amigo; se apagó en el delirio de un febrero gastado.
Al alba, con sus pasos y sin miedo al olvido, se fue volando Guido a otro mundo lejano.
Me he quedado pensando en la prosa y su ritmo y en el viejo molino que gime atribulado,

II

Las orquídeas brillando, sus colores exhiben; y entre aromas reciben su cuerpo ya cansado.
Una legión de pájaros vienen a despedirse, picoteando el alpiste servido en el pasado.
Lanzan trinos ufanos al pie de los aljibes, las mirlas que describen la partida de su amo

III

Resuena en mi letargo su voz al despedirse y aquel momento triste sin estrechar su mano.
Se fue suave, soñando que en medio de las crisis hay más mundos posibles y vueltas de verano.
La historia se ha quedado a punto de morirse colgada en el eclipse de un duermevela atávico.

IV

Yo que en medio del barro, estoico miro erguirse el dolor de sentirle ausente y solitario,
pido al cielo en su ocaso con su luz recibirle, mientras su alma sensible navega entre los astros.
¡Este verso que canto, que no alcancé a decirle,
es por su vida humilde que lamenta mi llanto!

JESÚS ALONSO VELÁSQUEZ CLARO (“nano”)
Girón, Febrero 8 de 2021

El doctor Guido Antonio Pérez Arévalo siempre fue una presencia en mi familia. Mucho antes de pensar que la vida me llevaría a interesarme por las humanidades, ya en la pequeña biblioteca de mi casa se encontraba la historiografía de La Playa de Belén, en la que el abogado puso tanto amor como dedicación. Allí, entre datos historiográficos que no me decían mayor cosa durante la niñez. Más adelante, con ánimo rebelde e interesado en desenmascarar el regular trabajo que se ha hecho desde las instituciones autoproclamadas académicas, volví a tomar la historiografía de La Playa de Belén, con el ánimo de hallar inconsistencias o puntos de quiebre, tan habituales en este tipo de trabajos de la región. Solo encontré precisión y un trabajo responsable, bien fundamentado, sin recurrir a chismes ni espectacularidades que harían más interesante la historia, quizá, pero mucho más falaz. En adelante solo pude tener respeto para con el trabajo del doctor Guido, de quien se hablaba en mi casa con cariño y respeto. Lo vine a conocer hace relativamente poco, durante una condecoración que mi tío le hizo en La Playa de Belén. Pero el punto de quiebre en nuestra relación estuvo durante el lanzamiento de Mártir. Yo acababa de ganar el Premio Regional de Periodismo —Que lamentablemente no volvió a repetirse— y él estuvo muy emocionado por saberme hijo de mi padre. Con la dote del premio publiqué mi primer libro, y por él fui invitado a la Feria del Libro de Cúcuta. Debo decir que sentí miedo de presentarme a un auditorio vacío, pero esto se disipó cuando lo vi llegar con toda la familia, me escuchó con atención, se sorprendió, me dedicó palabras elogiosas que ahora más que nunca atesoro. Me hizo saber cuánto le alegraba que un Ovallos hubiera tomado el camino de la literatura con responsabilidad, o al menos así lo veía él. Quedaron muchas conversaciones pendientes, quedó pendiente el comentario sobre mi próximo libro. Pero, sobre todo, quedó pendiente realizar el Festival de Poesía de Los Estoraques, idea que ya habíamos conversado y le emocionaba. Ahora, de realizarse, no solo será un homenaje a Los Estoraques y a Eduardo Cote Lamus como lo habíamos comentado, sino que también será un homenaje a su memoria perenne, amigable y bonachona. Con un profundo cariño, envío mis condolencias a sus amigos y familiares, a quienes seguramente, al igual que a mí, acompañará su recuerdo.

Jesùs Daniel Ovallos Clavijo

Desde mi oratorio familiar, en privado, estaré unido espiritualmente, recordando a nuestro eximio representante de la cultura y las letras del departamento región y del país. El Dr. Guido Pérez Arévalo amó de verdad La Playa de Belén y luchó, hombro a hombro conmigo en los inicios de la construcción del Colegio. Por eso es justo que ahora se reconozca su vida y obra de una persona que dejó honda huella las personas que lo conocimos. Bendición y fraterno abrazo.

Mons. Elías Atehortúa Concha.

Fue Guido un hombre que soñó con su Pueblo y sus sueños fueron de paz y progreso, de cultura y educación. Uno de esos sueños se cristalizó cuando junto con distinguidas personas que tuvieron su mismo sentir, llevaron en andas la primera piedra del Colegio Fray José María Arévalo, poniendo así los cimientos de la máxima institución educativa del municipio, para ese entonces. Hoy La Playa de Belén llora la partida de uno de sus más dilectos hijos, se fue el soñador pero no el sueño, ese es su legado para las nuevas generaciones, seguir por el camino que él demarcó. Él, el abogado, historiador, político, escritor, educador, hombre afable y cariñoso, parte dejando su riqueza inmaterial en las mentes y en los corazones de quienes de una u otra manera, fueron tocados por su vida.

Blanca Àlvarez

Son muchas las virtudes por destacar del Dr. Guido Pérez Arévalo. En tantos años de amistad, admiración y respeto, siempre me asombraba su determinación al asumir un reto. Una vez decidido, no había poder humano que se lo hiciera cambiar. En la década de los noventa, cuando el internet iniciaba una de las grandes revoluciones en las comunicaciones, cuando apareció el primer servicio gratuito de correo electrónico (Hotmail-1996), los celulares Smartphone eran apenas ciencia ficción y las redes sociales estaban por inventarse, las páginas web se convirtieron en la mejor manera de divulgar el conocimiento por su rapidez y cobertura.

El Dr. Guido había publicado su primer libro sobre La Playa de Belén, era columnista habitual de periódicos y revistas de la región cuando le mostré con alborozo un artículo de su autoría sobre los Estoraques, publicado en una página web recién creada en la ciudad de Ocaña con una de mis fotografías (Año 1997). Esa noche, fue larga la charla sobre esta tecnología y el abanico de posibilidades que se abrían para divulgar cualquier hecho o información por este medio. Estaba por subirme al carro cuando desde la puerta me dice: Álvaro, podríamos crear una página para La Playa de Belén; se imagina que nosotros podamos escoger los temas a publicar con fotografías de los Estoraques, del pueblo y de sus personajes? Yo lo miré sonriendo –Tiene idea el platal que valen los equipos y lo que cuesta un ingeniero de sistemas para diseñarla y mantenerla? Eso es para las grandes empresas…además, no creo que haya más de veinte playeros que puedan acceder a internet, le respondí mientras ponía en marcha el carro. A los ocho días me llamó para comentar que estaba estudiando HTML (lenguaje utilizado para desarrollar las páginas web).

Necesito que me ayude con unas fotos a ver si me funciona lo que pienso hacer. No he dormido muchos estas noches, creo que ya estoy entendiendo el sistema para subir información a la web, me comenta muy satisfecho con sus avances. En poco tiempo, estudiando por su cuenta y sin mayores recursos técnicos ya tenía una modesta página web de La Playa de Belén; el inconveniente mayor estaba en que el servicio de alojamiento era gratuito, la dirección para ingresar obligaba a mostrar primero al proveedor asignando un nombre de más de dos renglones lo que la hacía inmanejable para compartir; en ese momento tampoco se había popularizado google como motor de búsqueda. Pasados seis meses, los únicos visitantes a la página éramos el Dr. Guido y yo, pero se mantenía sin descanso, en el estudio y en la alimentación del sitio con temas de historia, literatura, economía, política y actualidad regional. En 1999, ya con un software especializado (Dreamweaver) contrata un servicio de alojamiento y aparece el dominio www.laplayadebelen.org (*) con un excelente diseño y extraordinario contenido.

Posteriormente crea la página de Chinàcota y la del Centro de Historia de La Playa de Belén. Páginas que durante veinte años han mostrado al mundo lo mejor de nuestra región y han sido fuente de consulta de profesores, estudiantes, e historiadores. Se convirtió en un experto, nunca suspendió la actualización de sus páginas, su vida era estudiar, investigar y publicar hasta el día que fue ingresado a la clínica para dejarnos por siempre. Por continuos ataques cibernéticos, en el 2020, decidió migrar este dominio a www.guidoperezarevalo.org.

Àlvaro Antonio Claro Claro

 

En 1975, siendo estudiante del Colegio Fray José María Arévalo Claro (FJMAC) y miembro de la Junta organizadora del Festival de la Cebolla, escuché muchas veces decir: “todo lo que necesitemos nos ayuda a conseguirlo Guido” fue entonces cuando tuve la oportunidad de conocer a mi entrañable primo Guido Antonio Pérez Arévalo. Compartí con él la organización de varias actividades relacionadas con nuestro Pueblo en la Colonia Playera residenciada en Cúcuta y Bogotá. Fue un soñador y enamorado de su tierra natal. Con el propósito de reconocer públicamente su profundo compromiso social y cultural, creo importante relacionar algunos de los aportes realizados desde los diferentes cargos desempeñados: creación y dirección de la página web www.laplayadebelen.org hoy conocida como www.guidoperezarevalo.org donde se encuentran todas las investigaciones históricas realizadas; gestionó la asignación de recursos para la construcción de la Planta física del Colegio FJMAC y varias Escuelas Veredales, tramitó la asignación de los instrumentos para la nueva Banda Municipal “Patatoque”, donó los terrenos para la construcción del Coliseo y el Parque Infantil, tramitó la creación de la Casa de la Cultura y la Biblioteca Municipal donando los primeros libros, miembro fundador del Centro de Historia del Municipio y logró becas para muchos jóvenes Playeros. En los últimos 12 años nuestra amistad fue muy cercana a través de largas conversaciones muy interesantes y constructivas que me dejaron grandes enseñanzas, era muy generoso en compartir la información obtenida en sus investigaciones sobre la genealogía de nuestras familias de La Playa de Belén y la historia de la provincia de Ocaña.

Luìs Mariano Claro Torrado

 

Guido Pérez Arévalo, el mentor para el inicio de mi vida profesional y la de un número importante de paisanos, el líder que sabía leer y valorar capacidades y talentos, que creía en la educación como el camino para el desarrollo personal. En los últimos años, tuvimos la grata cercanía y su acompañamiento para el desarrollo de la Fototeca de La Playa de Belén, la fotografía histórica, como evidencia y parte de la memoria colectiva, también fue una de sus pasiones, disfrutaba cada hallazgo y el análisis de sus contextos. Trabajó 24/7 por su terruño amado, escribió como pocos, invirtió tiempo y recursos como desarrollador de dos espacios Web, trabajando no solo en su contenido, sino en su diseño, administración y mantenimiento, en una época cuando muchos creen que la tecnología esta negada para los mayores de 60 años, Guido Pérez Arévalo supo adaptarse, aprender y poner a disposición del mundo la información importante de La Playa de Belén y la provincia. Solo espero, que las nuevas generaciones de Playeros no seamos indiferentes a su legado y que la promesa de la vida eterna sea para él. Que en este cambio de casa, tenga un grato rencuentro con sus ancestros, con aquellos que tanto estudio y que Juan Esteban Vega, Tiburcio Álvarez y María Claro de Sanguino, los fundadores de nuestra Playa de Belén le den la grata bienvenida.

Luz Marina Claro Claro

Me uno con aprecio especial al homenaje que otorga hoy la Alcaldía de La Playa a la memoria de Guido. Muy merecido. Su aporte a la construcción de la historia municipal es supremamente valioso. Su legado documental hablará por él, siempre. Revela mucho esfuerzo, paciencia y enorme cantidad de estudio consagrado. Hecho con una motivación inquebrantable: amor fiel por el terruño. El mismo amor que impulsó su presencia en diversas iniciativas en pro del bienestar y desarrollo del Municipio. Despedimos a Guido, honramos su memoria pero el seguirá con nosotros más de lo pensamos.

Uriel Arévalo Franco
Se fue el novio, el novio eterno de la playa de Belén, ahora quien va a escribirle versos bonitos, se fue un gran hombre, hijo, hermano, esposo padre y amigo cuenta falta nos vas hacer… pero nos dejas un legado de amor por nuestro pueblo por su cultura y las tradiciones...Gracias Guido Antonio Pérez Arévalo, gracias por todo lo que fuiste y representaste. Ahora el cielo está de fiesta porque llegó uno de sus hijos queridos. Descansa en paz pariente.

Tarsicio Claro Peñaranda.

 

Sobre "El ascenso de Guido Pérez Arévalo a la eternidad", sería egoísta no relacionar las manos que con enjundia sentimental y pertenencia lugareña, lo describieron, así: Sus hijas Silvia, Catalina e Irma, y sus amigos y paisanos: Álvaro Claro, Mariano Claro, Luz Marina Claro, Blanca Álvarez, Alonso Velásquez, Jesús Daniel Ovallos, Luz Amparo Caicedo y Mns. Elías Atehortúa Concha, quienes en alusivas expresiones, salidas de sus entrañas de gratitud y por realzar su meritoria trayectoria, hacen de ese soñador (Guido), por su querencia, la reseña como el blasón puntal y referente del padre, amigo y ciudadano culto, animoso y de impecables buenas costumbres, exquisito y respetuoso en el trato.

Como mí anécdota con Guido, hago referencia, en uno de los diversos encuentros que en la "Casa Redonda" (Chinácota) de Mario Mejía Díaz tuvimos, y como referencia, el nombre del árbol que se yergue en el parque de La Playa de Belén, pues mi concepto profesional sobre su nombre, decía yo, era Liquidambar, toda vez que en visita al Jardín Botánico de Bogotá, un colega y amigo me lo había señalado como tal, de asombrosa y ejemplar belleza, del cual, los ancestrales habitantes de esa región extraían una resina aromática llamada "estoraque". Días después, recibí en mi correo electrónico, una muy interesante historia con alusiones y hechos costumbristas. Y por último, me uno a esos sentimientos de pesar para expresar que, Guido ha dejado una estela de rosas y sonrisas y de corazones comprimidos.

Gracias, Dr Juan, por la inclusión en IMÁGENES de tan merecida crónica Cordial saludo,

Hugo Espinosa Dávila

 

TRASLADO DE SUS CENIZAS Y HOMENAJE EN LA PLAYA DE BELÈN

"...Un día yo volveré por donde vine a terminar el ciclo de mi vida y a devolverle al patio amado mi cuerpo en cenizas convertido."

Guido Antonio Pèrez Arèvalo.La Playa de Belèn - Poema- Junio 2019

Febrero 20 de 2021. La Administraciòn Municipal y la comunidad de la Playa de Belèn reciben con emociòn las cenizas de su ilustre hijo como homenaje postumo a su obra y amor por el terruño .De izquerda a derecha el Sr. Ider Àlvarez -Alcalde de La Playa de Belèn, Silvia Fermanda Pèrez Pèrez, doña Irma Pèrez Armesto, Catalina Pèrez Pèrez y el  Pàrroco Walfran Ramìrez.

El Señor Senador Josè Luìs Pèrez Oyuela y su esposa  la Sra. Lineth Pacheco, amigos personales del dr. Guido Perez Arèvalo y de su familia participan de manera comprometida en el homenaje pòstumo organizado por la Administraciòn Municipal. 

El alcalde de La Playa de Belèn con su esposa, Silvia Fermanda, doña Irma y Catalina ingresan a la Iglesia lugar donde reposaràn las Cenizas del dr. Guido Antonio Pèrez Arèvalo.

MIS VERSOS SON ASÌ...

GUIDO ANTONIO PÈREZ ARÈVALO

La Playa de Belén es una joven con galas coloniales. Es risueña y encantadora. Sus calles fueron restauradas con los pisos de piedra, afinados otrora por el paso recio de la arriería. La Playa de Belén convive con la civilización moderna, pero no se ha parado en el tiempo en el recurso estético de la construcción, la antigua aldea ha sido recreada con manos artísticas.

Cada Playero es un alfarero, un pintor primitivista. Un creador de su propio entorno. En sus cielos azules las golondrinas pasean sin afanes, y corren esquivas las nubes del verano eterno. La orquídea silvestre se cuelga en sus riscos y arisca aletea la mirla por el vuelo jadeante de los azulejos.

Un chorro de aguas cantarinas escondido entre efluvios de arrayanes y guayabas agrias corre sensual como una caricia hasta El Playón, la quebrada moribunda que besa las piedras, amigas de siglos, y busca entre espumas el destino del mar.

 

            ESA MIRADA

¿Qué quieres cuando buscas miradas indiscretas y vuelves a mis ojos en cómplice actitud? Esa mirada tuya con esplendor de cielo me tiene enajenado pues pienso que es de amor.

 

 

             TRAICIÒN

Al cálido amor que ayer dejaste consuelo prometí, desesperado. Y ante Dios de hinojos he rogado el olvido total de tu partida. La vida me enseñó, señora mía, que no hay amores prisioneros, que las traiciones tienen su remedio en el calor fugaz de otros encantos.

 

     NATHALIA CATHALINA

Eres el regalo nunca agradecido al Vigía del Universo que en su misión creadora sopló en el polvo y con divino esfuerzo logró el milagro por todos conocido.

  

 

             ¿POETA?

Fatigado con la poesía de imprenta busqué en mi mundo los versos cultivados por otros a raudales en labranzas de la lira y el parnaso, territorio hostil de mi horfandad.

Soñaba con versos de rancio linaje que fueran rapados por los editores. Nacieron sin casta, en hojas sin precio y fueron el pasto de los insectos aposentados en mis baúles viejos.

 

 

              EL VIEJO

El viejo El mundo construyó cuando todo sonreía y el horizonte verdeaba en estación de primavera El tiempo, sin embargo, como Dios, es infinito. Y la vida, don divino, como el sol, declina.

 

       LA ISCALAGUERA

Mira, viene muy coloradita, es ella, la chica de mi tierra, ayer bajó como la flor bonita desde lo más alto de la sierra.

Viene por mimos a la fiesta que darán los galanes citadinos, con danzas y música de orquesta y sones de amores peregrinos.

Volverá a lo suyo conmovida a buscar como antes su sustento y a seguir la lucha por la vida. Ella sabe que el feliz evento, celebrado en fecha repetida tendrá como ella otro momento.

            LOS POETAS

Los poetas, amos del candor, hacedores de palabras, señores del verso, andan por ahí contando sus sueños, gastando el recurso del tiempo en tiendas de amor.

Invierten en feudos de caras nostalgias y presumen de dueños del cielo y el mar. Asoman licencias de idiomas del alma y atracan en puertos de ninfas, de musas… con buques fantasmas cargados de sueños.

Deben ser del mundo etéreo si le cantan a la luna y juegan con el sol de la mañana; si tejen las redes con planetas rutilantes y disponen de Dios como testigo.

Pretenden un mundo sin desgracias sin Osamas, sin la soberbia de los yanquis sin el dolor de nuestra patria amada. Los poetas, alabado sea el Creador, celebran la sonrisa de los niños y el sí de la novia deseada, con los colores delicados de la rosa y la fuerza incontenible del amor.

LA CASA MAYOR

Esta Casa de tapia pisada,
cubierta con tejas centenarias,
que lucen sus pátinas barrocas
con orgullo de damas colosales...

Esta Casa con zaguán de arriero,
y pesebreras entregadas al olvido,
con ecos de recuas remplazadas
por cuadrúpedos con ruedas...

Esta Casa, adornada con rosales
y bonches, con esmero cultivados,
con pisos de baldosas carcomidas
y techos de latas otoñales...

Esta Casa de sueños y nostalgias
de abolengos y recia estirpe ha sido
mas no de castas indignas de la raza
y de la sangre de Francisco y Juana.

Esta Casa con ecos de peones
y trajines de comercio primitivo
guarda los olores de cultivos olvidados
en solares que juegan con el ocio.

Esta Casa con fogón de leña
y cocina-comedor por todos añorada
sirvió de puerto alegre para arrieros
de machos negros y mulas coloradas

Esta Casa de largos corredores
tenía horno para pan casero
pilones de madera, molinos de mesa,
tiestos de barro, piezas con altares...
Y tinajas de espumosa chicha,
cubiertas con retazos blancos,
muy blancos de tules importados
que filtraban aromas celestiales.

La Playa de Belén

Bien de Interés Cultural de Carácter Nacional

Vos sos, terruño amado, el lugar de promisión, la aldea soñada, bucólico lugar de mis ancestros detenido en estación de primavera.

Quiso el Creador que todo fuera huerto encantado, lugar de señorío y puso a tus pies con celo sacro, la estancia mayor de sus campiñas.

Humildes genitores campesinos con casas de tapia circundaron una rústica capilla levantada en el idílico paraje de Llano Alto. El talento de amantes lugareños la aldea recreó con noble ingenio. En cada esquina una ilusión surgía, por cada triunfo un sueño se cumplía.

El agua, el viento y el tiempo concertaron la erosión de la montaña y un mágico buril trazó tu entorno: templos en ruina, palacios encantados.

Nada arrancó de mis recuerdos la ausencia obligada de tus lares. Fue dura la partida, mas te juro: dispuestas están las anclas del regreso. Un día yo volveré por donde vine a terminar el ciclo de mi vida y a devolverle al patio amado mi cuerpo en cenizas convertido.

Cúcuta, 9 de junio de 2019